Cochez denuncia al vicepresidente de Venezuela por lavado de dinero en Panamá

Por Eliana Pantoja

Via Panama Today

cochez

El abogado Guillermo Cochez solicitó este martes que Fiscales Anticorrupción de la Procuraduría General investiguen al actual Vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami, y a su socio Samark López por la posible comisión de delito contra el orden económico, en la modalidad de blanqueo de capitales, tipificado en el Código Penal de la República de Panamá. Clic aquí para ver el documento.
Cochez explica que su acción se fundamenta en los resultados de las investigaciones realizadas por funcionarios estadounidenses y que terminaron con la inclusión de estas dos personas y sus empresas en el registro negro de la Oficina de Control de Recursos Extranjeros (OFAC), por supuestamente estar implicados en narcotráfico y lavado de dinero. Entre las trece sociedades que fueron incluidas en la famosa Lista Clinton, como también se le dice, se encuentra una denominada “Yakima Trading, CORP.”, constituida bajo la legislación panameña, con domicilio en P.H. Ocean Business Plaza, mejor conocido como Edificio Banesco, Plaza Marbella, Piso 24, Oficina 24-8, Calle Aquilino de la Guardia, y Calle 47, Ciudad de Panamá, tal como aparece en la página http://yakimatd.com/
read more

Zulymar Villegas, 40, comerciante, madre de César Pereira escribe…

“Iba hacia Caracas en un taxi. Cuando prendí el teléfono, a la altura de Boca de Uchire, me enteré por las redes sociales lo que había pasado con César. Le dije al taxista: ‘¡Devuélvase, mi hijo está herido!”.

César Pereira

César Pereira

Los escuderos me contaron que ese sábado 27 de mayo en las manifestaciones en El Peñón del Faro, Lechería, había un policía sospechoso entre los guardias. César se separó del escudero y con las manos en alto le dijo:

—¿Me vas a matar? ¡Mátame, pues!

Fue un disparo certero. No fue mala suerte. Fue a él.

Dio dos pasos hacia atrás. Los compañeros lo atajaron y lo montaron en una moto.

¡No me dejen morir! ¡Llamen a mi mamá!

Entrando a la ambulancia le dijo a uno de los muchachos: ‘Dile a mi mamá que yo la amaba y que muero luchando por una Venezuela mejor para ella y mis hermanos’. Me imagino que él sentía que se iba a morir. Por desgracia, quien disparó, tiene su mismo apellido: Pereira.

Más de una vez le hice un show y lo saqué de una reunión política o de una manifestación. ‘César, mira todos los chamos que han matado… ¿Y si te llega a pasar algo a ti? Y si tú me amas tanto como siempre dices, ¿acaso no vas a pensar en mí?’

César Pereira 2

De niño, al salir del colegio se iba a trabajar en un mercado chino, embolsando las compras por las propinas. Tenía clientes fijos, así los llamaba. Si él no estaba en la caja, hacían la compra en otro momento. Tanto quiso trabajar, que le tuve que sacar un permiso en la LOPNA. Era parrandero y me decía mentiras para ir a rumbear. Si se quedaba en casa de algún amigo haciendo un trabajo de la universidad, me mandaba fotos de como si ya estuviera acostado. Eran fotos viejas, las repetía y yo lo cachaba. Era un muchacho de veinte años.

Tenía miedo de que le pasara algo, pero era muy terco y rebelde. Se sentía líder, daba ánimo al que se quería retirar y siempre quería estar adelante. Tenía labia y carisma. Envolvía a la gente. Estaba brava y no quería hablar con él hasta que me prometiera que se se iba a salir de las protestas. read more