EL HOMBRE QUE VENCIÓ A FIDEL

Por Plinio R. Carvajal H.

Visión y Análisis

Acaba de morir Fidel Castro, hace pocas horas, viernes 25 de noviembre de 2016; el último de los líderes latinoamericanos del siglo XX. Participó en diversos eventos de ese siglo, a veces como protagonista individual, a veces como peón de las grandes potencias, no podemos negar su trascendencia en aquella época.

Lla prensa y televisión se harán eco de esta noticia, aunque a mi juicio, más por nostalgia y simbolismo que por consecuencias políticas reales, ya que Fidel estaba retirado desde hace tiempo y las decisiones y el verdadero poder político lo ostenta su hermano y heredero, Raúl Castro, el pragmático, que ha ido, poco a poco, desmontando la revolución, recortando el subsidio a los alimentos, recortando personal de la burocracia del Estado, permitiendo que lo cubanos viajen, creen empresas y realicen transacciones prohibidas por Fidel, como la compra y venta de vehículos y casas, en fin, demoliendo el socialismo y llevando a Cuba progresivamente al capitalismo, pero sin aflojar el estado represivo; eso vendrá más adelante, quizás cuando Raúl muera.

Volviendo a Fidel, hay una anécdota, mejor dicho, más que una anécdota un evento histórico desconocido para la mayoría de los venezolanos, sobre todo de los llamados “de izquierda”, que es deber ciudadano conocer: la disputa histórica de Fidel Castro con el padre de la democracia contemporánea venezolana, Rómulo Betancourt.

Ambos líderes vivieron procesos inversos en sus vidas. Fidel perteneció a la élite social cubana, estudió en colegios católicos, estudio derecho y enfrentó la dictadura de Batista mediante un juicio, luego mediante la guerra; originalmente se manifestó demócrata, y gracias a ello logró importante apoyo en los sectores liberales de los Estados Unidos; luego que conquistó el poder se declaró socialista, formó un partido uniclasista e instauró la “dictadura del proletariado”, aunque en realidad fue la dictadura de los Castro.

Betancourt nació en la clase media, estudiante rebelde, se alzó contra la dictadura de Juan Vicente Gómez, fue exiliado a Costa Rica, donde se fue fundador, militante y miembro del buró político del Partido Comunista Costarricense (PCC), participando activamente en la huelga bananera de 1.934. El PCC decide ignorar las órdenes de Moscú y busca crear un comunismo “tico”, forma alianza con el partido Republicano Liberal y logran una importante serie de reformas sociales, como Ley del Trabajo, seguridad social, educación universitaria pública, demostrando que la evolución puede más que la revolución. Esto marca un viraje en Betancourt, del socialismo hacia la social democracia. Rompe con el PCC y regresa a Venezuela a formar un partido social demócrata, policlasista, incluyente que permita realizar reformas sociales y económicas para el progreso de Venezuela.

Castro logra el derrocamiento de Batista, Betancourt, a través de su partido, participa en el derrocamiento de Pérez Jiménez, Betancourt es elegido presidente en 1959, Castro toma el poder en 1960. Aquí comienza el duelo. Betancourt alienta la democracia, la reforma social y económica, la participación del pueblo mediante el voto y la representación parlamentaria; Castro aboga por la fuerza, la revolución, la dictadura del proletariado, la obediencia del pueblo al líder.

La victoria de Castro deslumbra las juventudes latinoamericanas, nuestros jóvenes piensan que la reforma es por naturaleza timorata, la revolución es inmediata, ¿Por qué ir paso a paso si se puede hacer todo de golpe, de una sola vez? Venezuela vive una crisis dejada por el gobierno de Pérez Jiménez; Larrazábal había inventado un Plan de Emergencia que rompía y reconstruía calles para dar trabajo a la gente y Betancourt rebaja los sueldos de ministros y legisladores para afrontar la crisis; Castro desea controlar el petróleo venezolano, viene a Venezuela y pide un préstamo a Betancourt, quien le explica que Venezuela esta en crisis y no pude conceder préstamos, Castro pide petróleo gratuito, Betancourt le responde que el país no está para regalar nada, Fidel nunca olvido esas dos negativas. Los cubanos iniciaron un amplio esquema de captación en las universidades y en el ejército venezolano; en 1961 se formaron las Unidades Tácticas de Combates(UTC) urbanas, con sede en las residencias estudiantiles de la UCV; jóvenes del partido comunista venezolano y de las misma Acción Democrática (Movimiento de Izquierda Revolucionario), partido de Betancourt, son “becados” en Cuba para recibir adoctrinamiento socialista y entrenamiento guerrillero destinado a derrocar el gobierno legítimamente constituido de Rómulo Betancourt, que por cierto también recibe ataques de la derecha, como el intento de golpe de Estado del general Castro León y el intento de asesinato por parte del dictador Trujillo.

Unidades militares se alzan contra el gobierno, el Barcelonazo, el Carupanazo y el Porteñazo, y cuando fracasan los responsables huyen y se refugian en Cuba, amparados por Castro. Castro ordena la fusión de todos los núcleos guerrilleros en las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), el 18 de Marzo de 1963. Fue un intento tardío porque ya para ese momento la insurrección guerrillera había sido vencida

Castro no se rinde, envía dinero y municiones a los guerrilleros, antes de las elecciones presidenciales de 1963 las Fuerzas Armadas decomisaron en Paraguaná un alijo bélico de cuatro toneladas de armas enviadas de Cuba, también incautaron otras tres remesas; Betancourt derrotó militarmente a Castro acabando con los levantamientos militares planeados desde Cuba, asestando contundentes golpes a la guerrilla de Caracas, otras ciudades y en las montañas de Lara, Falcón, Miranda y Oriente; Betancourt derrotó políticamente a Castro: La izquierda llamó a la abstención, pero el pueblo acudió masivamente y derrotó a la violencia, apoyo la democracia y a Betancourt, eligiendo otro presidente de Acción Democrática. Betancourt derrotó diplomáticamente a Castro, presentó en la OEA un grueso expediente de todas las agresiones orquestadas en Cuba y sus agentes contra Venezuela, logrando que este organismo desarrollara una investigación que culminó el 31 de Enero de 1962 con la expulsión de Cuba del sistema interamericano por espiar, conspirar y agredir militarmente a Venezuela, y todos sus miembros, a excepción de México, rompieron relaciones diplomáticas y comerciales con Cuba.

Pero lo más grave está por venir.

Betancourt termina su mandato y entrega el gobierno a su compañero de partido, Raúl Leoni, el 24 julio de 1966 se produjo la primera invasión cubana a Venezuela, liderada por Arnaldo Ochoa, oficial del ejército cubano y con la participación de Luben Petkoff, único venezolano, un grupo de militares cubanos, destinados a servir de instructores y apoyo a la guerrilla nacional, desembarca en playas de Tucacas, Falcón. Un segundo desembarco se realiza en Machurucuto, Miranda, en mayo de 1967; en esta oportunidad los invasores, igualmente compuestos por militares cubanos y guerrilleros venezolanos entrenados en Cuba, detectados por la población local que dio aviso a las autoridades, que inician la persecución y los combates, donde cayeron 8 de los invasores, dos fueron capturados y algunos lograron escapar, entre ellos Fernando Soto Rojas. Poco tiempo después el gobierno venezolano acuso a Castro de la invasión, mostrando los militares cubanos capturados, la identificación de los caídos y las AK-47 capturadas, cuyos seriales demostraron que pertenecían al ejército cubano.

Resulta doloroso comprobar que para el socialismo venezolano la palabra Patria es pura propaganda, sin significado real, demostrado al elegir presidente de la Asamblea Nacional a un individuo que propició y participó en la invasión del suelo patrio por una potencia extranjera, y levantar, en año 2006, un monumento en Machurucuto, no a los soldados venezolanos que defendieron la patria, sino a las tropas invasoras que violaron el suelo de nuestro país.