El líder en las encuestas de Biden se acerca al número mágico

Por STEVEN SHEPARD – Politico.com

Durante todo el verano, nos han advertido: Sí, Joe Biden está por delante en las encuestas, pero también lo estaba Hillary Clinton.

Sin embargo, hay una diferencia clave que a menudo se pasa por alto. Biden está mucho más cerca de la marca mágica del 50 por ciento, tanto a nivel nacional como en los estados clave de campo de batalla del Colegio Electoral. Eso pone a Trump en una situación significativamente peor, necesitando no solo atraer votantes indecisos escépticos, sino también alejar a los partidarios de Biden, cuyas cifras en las encuestas han sido notablemente duraderas.

Y el presidente se está quedando sin tiempo para ambos.

Según el último promedio de RealClearPolitics, Biden ocupa un 49,3 por ciento en las encuestas nacionales y tiene una ventaja de 6,2 puntos porcentuales sobre el presidente Donald Trump. Eso es significativamente más alto que la marca de 44,9 por ciento de Clinton en su momento, lo que solo sirvió para darle un punto de ventaja.

Es la misma historia en muchos de los estados del campo de batalla: Biden está en o dentro de 2 puntos de apoyo de la mayoría en suficientes estados para asegurar una victoria en el Colegio Electoral, en comparación con los puntajes bajos de Clinton a mediados de septiembre de 2016 en los mismos estados, en algunos de los cuales terminaría perdiendo ya que los votantes que decidieron tardíamente fueron decisivos para Trump.

“Una de las preocupaciones que me quitó el sueño de noche en el 2016 fue que siempre sentimos que había un mayor número de indecisos. Y si se rompían predominantemente en una dirección, entonces todo podría cambiar ”, dijo Steve Schale, estratega demócrata con sede en Florida y director ejecutivo de un súper PAC pro-Biden. “No creo que haya habido una sola encuesta en Florida que tuviera [a Clinton] más del 48 por ciento. Creo que ese fue el caso en muchos lugares “.

Es una diferencia fundamental entre los demócratas en comparación con esta época de hace cuatro años. Si bien Biden no ha cerrado las elecciones, el camino hacia la victoria que tomó Trump en 2016 está bloqueado actualmente.

Trump está atascado en los bajos 40, más o menos donde estaba hace cuatro años. Pero esta vez, Trump es el presidente en ejercicio. Y con menos indecisos o votantes preparados para seleccionar candidatos de terceros, Trump se está quedando sin tiempo para mejorar sus cifras de encuestas y cerrar la brecha.

“Como titular con un índice de aprobación difícil, necesita hacer algo para mejorarlo. Obviamente está tratando de hacer eso exprimiendo algunos votos de su base, a riesgo incluso de molestar a otros [votantes] ”, dijo Lee Miringoff, director del Instituto de Opinión Pública del Marist College, quien la semana pasada encontró a Biden a la cabeza en Pensilvania y en un empate con él en Florida. “Así que el número de Biden es interesante, y obviamente, si obtienes el 50 [por ciento], ese es el jonrón”.

En Florida, el último promedio de RealClearPolitics tiene a Biden por delante en casi 2 puntos porcentuales, 48,7 por ciento a 47,1 por ciento. Si bien el margen de Biden no es significativamente diferente del déficit de 1 punto de Clinton hace cuatro años, tanto Clinton (45,2 por ciento) como Trump (46,2 por ciento) estan en los 40s, por un grupo más grande de votantes indecisos.

En la mayoría de los 13 estados indecisos identificados por POLITICO, aquellos calificados como desechados o simplemente inclinados hacia un partido en nuestro Pronóstico de Elecciones, Biden no solo está superando a Clinton en términos de margen entre él y Trump, su participación promedio de votos también es mayor que el de Clinton en este punto hace cuatro años.

Biden lidera en 10 de los 13 estados, según los promedios de RealClearPolitics y solo esta detrás de Trump en Georgia, Iowa y Texas. En septiembre de 2016, Clinton también quedó atrás en Arizona, Florida y Ohio.

Además de acercarse al 49 por ciento en Florida, Biden está en 49,2 por ciento en Arizona, 47,8 por ciento en Michigan, 51,6 por ciento en Minnesota, 48 por ciento en New Hampshire, 49 por ciento en Pensilvania y poco más del 50 por ciento en Wisconsin.

Las victorias en esos estados, donde la ventaja de Biden sobre Trump es de al menos 4 puntos, asegurarían la presidencia para el exvicepresidente incluso si Trump ganara los otros estados indecisos. De hecho, si Biden ganaba Arizona, Michigan, Minnesota, New Hampshire, Pennsylvania y Wisconsin, podría permitirse ceder Florida, Nevada, Carolina del Norte y Ohio, cada uno de los cuales lidera en este momento, y aún así convertirse en el próximo presidente.

La proporción de votos de Trump en algunos estados, como Florida, también está un poco más cerca del 50 por ciento que hace cuatro años. Pero casi en todos los ámbitos, Biden está superando a Clinton por mayores márgenes de lo que Trump está superando su propia actuación de 2016.

“No tenemos un candidato dominante de un tercer partido que vaya a aceptar a una gran parte de los votantes que dicen, ‘Los odio a los dos’”, dijo el encuestador republicano Jon McHenry. “Así que deberían estar un poco más cerca [del 50 por ciento]”.

Eso significa que Trump no puede simplemente confiar en el tipo de aumento tardío que tuvo hace cuatro años para devorar a los votantes indecisos o de terceros. Necesita persuadir al menos a algunos votantes que dicen que prefieren que Biden cambie en las últimas semanas de la contienda, una tarea que se vuelve más desafiante por la posición de Trump como presidente en funciones.

“Siempre es difícil convencer a alguien que ha tomado la decisión de hacer algo para que no lo haga”, dijo Schale, el aliado de Biden desde hace mucho tiempo. “Y creo que el otro desafío que tiene Trump es que no era presidente [en 2016]. No habia un récord e, históricamente, la aprobación del trabajo es importante en estas cosas. Esta en los 40 medios en muchos de estos estados “.

Como titular con bajos índices de aprobación, a Trump le quedan menos oportunidades para obtener el tipo de ganancias que necesita, particularmente con la votación ya en curso en un puñado de estados, y que comenzará pronto en muchos otros.

“Incluso si estuvieras hablando de una carrera con 48 [por ciento] Trump, 46 Biden, no te sentirías mal por las posibilidades de Biden en ese escenario porque él es el retador y tú querrías que el presidente tuviese 50 por ciento o más. Especialmente si esta vez no hay un voto significativo de terceros”, dijo McHenry. “Entonces, si lo miras desde esa perspectiva, en realidad, Trump está compitiendo contra 50. Y ya sea que esté a 2 o 3 puntos de Biden, querrías verlo consiguiendo algunos puntos más temprano que tarde.

“Sigo pensando que esta carrera puede cambiar en el primer debate”, agregó. “Dudaría en hacer predicciones audaces sobre la carrera presidencial hasta que veamos qué sucede allí”.