Otra víctima del coronavirus, de Trump, del gobernador de Texas Greg Abbott y de las personas que se negaron a usar máscaras

El doloroso obituario de una víctima de coronavirus de 79 años culpa a Trump por su muerte al igual que al gobernador de Texas Greg Abbott y a las personas que se negaron a usar máscaras.

David Nagy, quien murió el 22 de julio, es uno de los casi 7,000 residentes de Texas que perdieron la vida por el nuevo coronavirus.

Con el corazón roto por la muerte de su esposo, la afligida viuda de Nagy, Stacey, escribió un obituario lleno de dolor culpando al presidente Donald Trump, al gobernador de Texas Greg Abbott y a lo que ella describió como anti-enmascarados egoístas.

“La culpa de su muerte y de la muerte de todas las demás personas inocentes recae en Trump, Abbott y todos los demás políticos que no tomaron en serio esta pandemia y estaban más preocupados por su popularidad y votos que por nuestras vidas”, escribió Nagy. “También tienen la culpa las muchas personas ignorantes, egocéntricas y egoístas que se negaron a seguir los consejos de los profesionales médicos, creyendo que su ‘derecho’ a no usar una máscara era más importante que la vida de personas inocentes”.

El obituario apareció en el periódico Jefferson Jimplecute, y no se pudo encontrar en línea. Varias personas han compartido fotos de la versión impresa del obituario, que se publicó el 30 de julio. Jefferson es una ciudad en el este de Texas, a unas 165 millas de Dallas. Tiene una población de alrededor de 1.961 habitantes.

Algunos han tuiteado copias del obituario a Trump.

El obituario dice que David Nagy, de 79 años, murió en la UCI en el Hospital Christus Good Shepherd en Longview, Texas.

Nagy deja cinco hijos, numerosos nietos y bisnietos, dice su obituario.

Stacey Nagy se describió a sí misma en el obituario como inconsolable e indicó que su esposo había sido separado de la familia durante sus últimos días. El protocolo médico requiere que los pacientes con COVID-19 sean aislados durante su atención debido a la naturaleza altamente contagiosa del virus.

Stacey Nagy no respondió de inmediato a la solicitud de comentarios de Business Insider.

“Dave hizo todo lo que se suponía que debía hacer, pero ustedes no”, escribió Nagy a los políticos y anti-enmascarados en el obituario. “¡Qué vergüenza con todos ustedes, y que el Karma los encuentre a todos!”