Hablemos sobre cómo las manos de Trump no coinciden con su rostro y lo que eso dice sobre Estados Unidos en este momento.

Linette Lopez – Yahoo Business Insider

Esta es una columna de opinión. Los pensamientos expresados ​​son los del autor.

Trump durante entrevista con 60 Minutes

El rostro del presidente Trump es de un color, sus manos son de otro, y parece que cuanto más dura su presidencia, más llamativa es la diferencia.

Trump usa maquillaje porque quiere parecer saludable y vigoroso mientras interpreta el personaje que ha creado para sí mismo a lo largo de los años, porque siempre ha dado más valor a la apariencia que a la realidad.

Durante su presidencia, la actuación se ha vuelto más perezosa y menos capaz.

Pero la gente todavía apoyó y apoya esta actuación vacía. La legendaria urbanista Jane Jacobs escribió sobre la tendencia estadounidense de sustituir la imagen por la sustancia en su último libro ‘Dark Age Ahead’ (Una oscura era se aproxima).

En el libro, esta tendencia, acompañada de una falta de respeto por la ciencia y una ausencia de lógica en la formulación de políticas, es un presagio de la ruina para este país.

La cara del presidente es naranja, sus manos son de un gris blanquecino. La diferencia es cada vez más marcada a medida que avanza su presidencia y es una señal de que algo anda muy mal en Estados Unidos.

La apariencia de Trump siempre ha sido chillona, ​​pero para algunos eso fue parte de su encanto. Consideraron que su yo real: un hombre con la audacia de pasar por las convenciones y lograr cosas. Pero a medida que su fachada física se ha agrietado, también lo ha hecho esa imagen. read more