El día que Venezuela pidió elecciones en Cuba: si no, no hay petroleo

Betancourt dejo una frase lapidaria: “Dígale a Fidel Castro que cuando Venezuela necesitó libertadores, no los importó, los parió”

Por Israel Viana

Solo 22 días después de triunfar la revolución cubana, el líder comunista aterrizaba en Caracas convencido de que recibiría ayuda para su régimen del primer presidente democrático del país vecino

MADRID Actualizado 10/01/2019

« Batista ha abandonado Cuba», podía leerse en la portada de ABC el 2 de enero de 1959. La noticia de la entrada triunfal de Fidel Castro en La Habana con su ejército de barbudos daba la vuelta al mundo. En páginas interiores, todo tipo de detalles: «Castro ha dirigido un ultimátum por radio a la guarnición de Santiago de Cuba en el que dice que, si esta no se rinde a las 18.00 horas, sus fuerzas tomarán también por asalto esta ciudad». Y añadía después el líder de los rebeldes: «La guerra no ha terminado, porque los asesinos siguen todavía armados».

Apenas 21 días después, Castro aterrizaba en Caracas. El jefe del gobierno revolucionario elegía Venezuela como destino de su primer viaje al extranjero como dirigente de Cuba, con el objetivo de agradecer el apoyo que había recibido del presidente Rómulo Betancourt durante sus días de guerrilla en Sierra Maestra. De él había recibido armas y dinero, pero sobre todo, y más importante, respaldo político. «He sentido una emoción mayor al entrar en Caracas que la que experimenté al entrar en La Habana […]. A este pueblo bueno y generoso, al que no le he dado nada y del que los cubanos lo hemos recibido todo, le prometo hacer por otros pueblos lo que ustedes han hecho por nosotros. Prometo no considerarnos con derecho a descansar en paz mientras haya un solo hombre de América Latina viviendo bajo el oprobio de la tiranía», aseguraba el líder comunista en su discurso ante las cien mil personas que reunidas en la avenida Bolívar, la mayor concentración política vista en la capital hasta entonces. read more