Antonio Rivero se las canta al pobre Maduro

antonio rivero

 

“¡Les llegará su hora! Me llamarán dictador, no me importa”.

Con esta frase arreciaba el presidente Maduro su discurso inflamable contra la prensa escrita de Venezuela.

Yo quisiera tomarme la libertad de darle al presidente mi opinión personal: Yo no creo que sea Ud. un dictador.

Si Ud. fuera un dictador tendría a todas las Empresas Expropiadas produciendo por encima de lo que producían cuando las expropiaron. Sus gerentes estarían temblando por entregarle a Ud. resultados extraordinarios y se pelearían por ganarse su beneplácito.

Nadie se atrevería a revender Cabillas,  Cemento y demás productos regulados.

Tendría Ud. las Cadenas de Suministro de Alimentos, Puertos, Almacenes, y Supermercados del Estado operando a su máxima capacidad.

Si Ud. fuera Dictador no habría Secuestros ni se Cobrara Vacunas a Comerciantes y Ganaderos en nuestro Territorio, no habría Delincuencia, no estaría el Hampa Reinando impunemente en Ciudades, Carreteras y Pueblos.

Los delincuentes le temieran a las Fuerzas del Orden Público. Si Ud. fuera Dictador, nadie osaría botar basura en la calle, ó a rayar las paredes, ó siquiera a pasarse una luz roja. Pero todo eso y más ocurre en Venezuela.

A mi juicio, Ud. simplemente ha demostrado carecer de las competencias pertinentes para ser Presidente de la República, y viéndose abrumado por la anarquía que le dejó su predecesor solo puede jugar a ser poderoso con lo poco de Institucional que queda en el País, mientras pasa el tiempo y no se resuelve nada.             Ud. tiene la actitud del Niño de Escuela que, sabiéndose Reprobado en TODO, opta por descargar su ira con los más pequeños, para intentar ganar a golpes el respeto que nadie le tiene, pero eso no es dictadura, es bullying.

Yo más bien considero que en este momento Ud. es el mayor Preso Político que ha tenido nuestra Historia.

Enjaulado en un proceso político que lo tiene rodeado de espinas en todas direcciones, excepto una: La Habana, donde se encuentra un dictador de verdad.

Ud. está obligado a manejar este caos tomando decisiones avaladas (o impuestas) por los hermanos Castro, que no contradigan a Chávez, y que no molesten a Cabello y a Ramírez.

Ud. está tan acorralado que no puede ni siquiera devaluar con Libertad, con Valentía, sino que tiene que ocultarlo, disfrazarlo, y hasta negarlo.

Ud. debe darle Ascenso a Militares Golpistas para mantenerlos contentos.

Ud. se ve obligado a inventar guerras imperialistas para poder excusar la falta de resultados.

Ud. no persigue a la Prensa para amedrentar a la disidencia, sino para Callar las estadísticas de Delincuencia, Escasez, Corrupción, Inflación, y el creciente descontento en la Población.

Ud. tiene una Ley Habilitante todo poderosa, y no ha podido habilitar nada.

Ud. no ha podido ni siquiera mudarse a La Casona como le corresponde.

Ud. no está en control. Entonces ¿dónde está el Dictador?

Lea “La fiesta del Chivo” de Vargas Llosa, para que se dé cuenta de que Ud. tiene mucho de Balaguer y nada de Trujillo.            Investigue un poco y dígame quién se imaginaría a los presos mandando en las cárceles en el Chile de Pinochet, o bandas de “orejones” intimidando poblados en la España de Franco.

Imagine Ud. grupos de motorizados atracando en las autopistas en la época de Pérez Jiménez. Es sencillamente impensable.

En resumen, Maduro; Anarquía e Ineptitud no es Dictadura, sino solo eso, Anarquía e Ineptitud.

Y Soberbia, Amenazas y Evasión de Responsabilidad no hace Dictadores.

Despójese de las ataduras políticas, asuma su responsabilidad, reconozca que la mitad del País no quiere Comunismo, exíjale resultados a sus Ministros y Gerentes ó sustitúyalos; ponga en cintura a los delincuentes, llene los anaqueles de Producción Nacional, encarcele a sus corruptos y controle la inflación, solo entonces tendrá el honor de afirmar dignamente que le tiene sin cuidado como le llamen. Mientras tanto, cualquier Título le quedará grande, incluso el de Dictador.