Carta de Diego Arria a Leopoldo López

leo y daniel
Querido Leopoldo:

Llegó el momento de ponerle fin a la huelga de hambre que pone en riesgo tu salud y la de Daniel, y que tanto dolor causa a tu familia. A tus amigos. Y a todos.

Y te digo por qué:

Pocos días después de que llamaste a una protesta pública desde un calabozo de este régimen abominable y criminal que te custodia y tortura por militares abominables, Venezuela entera se hizo sentir para expresarte que ni tu, ni Daniel, ni los otros presos políticos están solos, y que la libertad está hoy más cercana.

Solo la inspiración que genera la valentía, la dignidad y la credibilidad era capaz de generar semejante respuesta. Y la inspiración solo pueden generarla los que tienen la autoridad para hacerlo, como es tu caso.

Tú y Daniel con su sacrificio y el de sus familiares han generado nuevas circunstancias al despertar al país. Al energizarlo. Al subirle la temperatura. Al combatir la resignación. A renacer la esperanza de que vamos a rescatar nuestra libertad, pero para lograrlo Venezuela te necesita vivo y en plenas condiciones. Averiado o muerto solo daría confort a este régimen miserable.

La huelga de hambre, queridos amigos, tuvo un éxito mayor del que propios y extraños se imaginaron. Ponerle fin es ahora lo que toca. Se avecinan acontecimientos para nada distantes de lo que con su valiente convocatoria lograron.

Un fuerte y fraternal abrazo

Diego Arria
Nueva York 31 de mayo 2015