Crece el expediente y las pruebas en contra de Venezuela, en la Corte Penal Internacional

Fotos: Diana Velón
Jose Puglisi – Informe21

cpi5345

La Fiscalía de la Corte Penal Internacional ha recibido, esta misma semana, más pruebas de los casos de violación de Derechos Humanos en Venezuela. Una información que destaca la gravedad de los sucesos ocurridos en el país a partir de febrero de 2014 y que, incluso, presenta nuevos tipos penales, como es el caso de las persecuciones a un colectivo de forma sistemática. El corresponsal en Madrid de Informe21, José A. Puglisi , ha conversado con el abogado y coordinador de la Plataforma Democrática de Venezolanos en Madrid, Williams Cárdenas, y con la abogada experta en Derechos Humanos, Andrea de Sousa, quienes han facilitado la información para que la Fiscalía solicite a la Sala de Cuestiones Preliminares investigar el ‘Caso Venezuela’.

La impunidad a las violaciones de Derechos Humanos en Venezuela tiene los días contados y es sólo cuestión de tiempo antes de que sus autores sean castigados por la Justicia. Así lo consideran Williams Cárdenas, coordinador de la Plataforma Democrática de Venezolanos en Madrid, y Andrea de Sousa, abogada experta en Derechos Humanos, quienes esta misma semana han presentado más pruebas ante la Fiscalía de la Corte Penal Internacional de las violaciones a derechos fundamentales que se han venido presentado, desde febrero de 2014, en el país.

“Los crímenes de Lesa Humanidad no prescriben, por eso quienes los han cometido han activado una cuenta atrás hasta que sean alcanzados por la justicia, ya sea por la Fiscalía de la Corte Penal Internacional o por el propio sistema nacional cuando corresponda”, indica Cárdenas. Una persecución de los culpables que podrá agilizarse gracias a la información adicional facilitada a la Fiscalía y que sirve como una ampliación a la denuncia presentada, por la Plataforma Democrática ante la misma institución, el 10 de abril de 2014 y que sirvió para abrir una investigación preliminar sobre el tema el 15 de agosto del mismo año.

La información presentada a la Fiscalía pone en evidencia, una vez más, la persecución de forma sistemática, generalizada y continua de un grupo determinado de la población por motivos políticos. “Si bien es cierto que hemos venido denunciado la violación a Derechos Humanos en Venezuela desde 2004, los acontecimientos ocurridos desde 2014 ponen más en evidencia el ataque contra un sector específico de la población”, apunta Cárdenas, quien destaca casos como “las miles de detenciones arbitrarias a estudiantes, el uso de bandas armadas progubernamentales, encarcelamiento de líderes opositores, torturas, vejaciones, tratos inhumanos y ajusticiamiento de varios estudiantes, que sólo tienen por finalidad la permanencia en el poder”.

Investigación contrarreloj

La información adicional facilitada a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional pretende que se solicite a la Sala de Cuestiones Preliminares la apertura de una investigación sobre el ‘Caso Venezuela’. “Hemos recopilado denuncias y en parte nos hemos basado en los informes públicos de organizaciones no gubernamentales ?como Amnistía Internacional, Provea, Foro Penal Venezolano, Observatorio Venezolano de Prisiones y Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello? para demostrar la gravedad de los sucesos ocurridos, siendo ésteuno de los puntos clave para impulsar una investigación”, precisa la abogada Andrea de Sousa.

Para De Sousa, la investigación se debe realizar inmediatamente, ya que “las pruebas están desapareciendo en Venezuela, mientras que las personas implicadas están más asustadas y no se atreven a denunciar. La intervención de la Fiscalía es importante, ya que las fuerzas e instituciones públicas venezolanas no están investigando las denuncias porque, en una gran mayoría, son ellos mismos quienes han causado las violaciones a los Derechos Humanos”.

La experta en Derechos Humanos hace un llamado a que sea la Fiscalía de la CPI la que levante tanto las pruebas como los testimonios de lo que ocurre en Venezuela, asegurando que “existen en el país nuevos tipos penales, como es la persecución sistemática a un colectivo perfectamente identificado como opositor, que hemos logrado determinar a través de múltiples llamamientos, contenidos en las notas de prensa difundidas por organismos del Gobierno en los medios de comunicación y la consecuente respuesta violenta de grupos armados progubernamentales causante de los hechos denunciados”.

La virtud de la paciencia

A pesar de los esfuerzos realizados por Cárdenas y De Sousa, consideran que la Corte Penal Internacional apenas comienza su andadura y que, así como ocurrió durante los primeros años de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, sólo han centrado su atención en los casos más llamativos por su alto grado de crueldad, brutalidad y violencia, especialmente en África.

En este sentido, consideran que la Corte Penal Internacional no tardará en evolucionar para también afrontar y abordar aquellos casos caracterizados por violaciones a los derechos fundamentales más sofisticadas, elaboradas y complejas, como las registradas en Venezuela, “que son producto del trabajo de una organización criminal muy bien estructurada desde el poder político y con alianzas, tanto internas como externas”, explican.

No obstante, no detendrán sus esfuerzos y ya están preparando un nuevo material sobre la red internacional de apoyo a Venezuela, que ha ayudado a la materialización de las violaciones a los Derechos Humanos en el país. Una actividad en la que esperan contar con el apoyo de la sociedad venezolana, ya que “cualquier iniciativa que permita encontrar justicia ayudará a solventar los conflictos internos de la nación”.

La impunidad a las violaciones de Derechos Humanos en Venezuela tiene los días contados y la espada de Damocles se tambalea con fuerza sobre las cabezas de quienes mancharon sus manos con atroces crímenes de lesa humanidad.