Lo que de verdad dijo Kerry sobre Maduro y su gobierno

Por Manuel Malaver

kerry

No fue en una conversación privada, ni mucho menos en una reunión cerrada en la cual dos cancilleres se reúnen a tratar temas que solo incumben a sus países, sino en el marco de la Asamblea General de la OEA, donde el Secretario de Estado norteamericano, John Kerry, le lanzó a Maduro y su gobierno la más grande descarga que hasta ahora oyó de cualquiera administración de dentro o fuera del continente.

Para empezar, Kerry, conminó al régimen revolucionario y socialista a respetar el mandato constitucional que lo obliga a someterse este mismo año a un “Referendo Revocatorio”, en el cual, los electores decidirán si lo mantienen o suspenden del ejercicio de la presidencia de la República, convocando, un mes después, unas elecciones presidenciales para nombrarle sustituto.

En segundo lugar, Kerry criticó duramente a Maduro por negarse a admitir que en Venezuela existe “una crisis humanitaria” -producto del fracaso de sus políticas-, y que se niegue a recibir la ayuda de otros países que tanto contribuiría a aliviar la suerte de los venezolanos que sufren de hambre o mueren por falta de medicinas.

En tercero, llamó a Maduro a liberar los presos políticos, y de manera rápida y expedita, de manera que ninguno venezolano vuela a sufrir en este u otro gobierno por pensar distinto o delitos de conciencia.

Y, last but not least, declaró que su gobierno apoyaría al Secretario General de la organización, Luís Almagro, en la reunión del Consejo Permanente del próximo 23 de junio, donde exigirá se le aplicaría a Maduro y su gobierno el artículo 20 de la Carta Democrática que lo excluiría de la OEA.

De modo que, no nos explicamos de donde saca Maduro y su cancillera, Rodríguez, que Kerry está algo así como pidiéndole cacao al exlíder autobusero y por eso le rogó un “diálogo urgente” y “sin condiciones”.

Todo lo contrario, quien hace tiempo que está “pisando pasito” frente al Imperio es Maduro y es porque sabe que “sin indiferencia y neutralidad” del gobierno de EEUU, no hay estabilidad, ni permanencia en su magra pero criminal dictadura.

Pero no habrá tal, porque si hay diálogo -que no lo habrá porque Maduro solo lo usa para escapar a la “Carta Democrática” y el “Referendo Revocatorio”- será para escuchar las mismas peticiones que hizo Kerry en la Asamblea General.

De ahí que, nuestra conclusión no puede ser más contante: “!Ríndase Maduro! y acepte que sea el pueblo venezolano quién decida en que cárcel pasarà sus últimos días”.