¿Quién es Vladimir Padrino López?

Runrun.es

traidor

¿Acaso esta boina roja represena a un militar sin afiliación política? Este ente es otro enchufado rojo rojito.

Publicado el 24 de octubre de 2014

“Soldado bolivariano, decidido y convencido a seguir construyendo la patria socialista”. El mensaje está contenido en el perfil que Vladimir Padrino López, general en jefe del Ejército, escribió sobre sí mismo en su cuenta de Twitter: @vladimirpadrino. Es el jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana: esa es la estructura ejecutiva más poderosa del organigrama militar venezolano. El alto oficial tiene a cargo la planificación y conducción de las operaciones para la defensa nacional, para el mantenimiento del orden interno o para contribuir con el desarrollo del país. Padrino López tiene el mando para ejecutar lo mismo un despliegue de unidades para el resguardo fronterizo que una operación conjunta contra la minería ilegal o el contrabando. Sus acciones las reporta directamente al Presidente de la República y Comandante en Jefe de la FANB.

Carrera hacia el alto mando

Nació en Caracas en 1963. Padrino López ha dicho que nunca quiso seguir la carrera de las armas, pero un amigo de la adolescencia lo convenció de hacer las pruebas de ingreso a la Academia Militar a la que se incorporó al graduarse de bachillerato. Egresó como subteniente en el puesto 18 de la promoción general Juan Gómez Mireles de 1984. Su carrera tuvo un punto de inflexión cuando llegó al grado de teniente coronel y le asignaron el comando del Batallón Bolívar, una unidad de blindados acantonada en Fuerte Tiuna, Caracas. Ejercía esa posición cuando estalló la crisis político y militar de abril de 2002 que terminó con un golpe de Estado que derrocó a Hugo Chávez de la Presidencia de la República por 48 horas. El batallón no se unió a los militares que desobedecieron y se levantaron contra el jefe del Estado. “Se pusieron de pie los muchachos y dijeron no aceptamos esto a los generales traidores”, recordó Chávez una década más tarde. La actuación de Padrino López en esos sucesos le hizo ganar la confianza presidencial: fue condecorado por el jefe de Estado dos semanas después del golpe.

Los ascensos del oficial en la jerarquía militar se cumplieron puntualmente desde entonces. Recibió responsabilidades en el manejo de unidades con alto poder de fuego. Entre ellas estuvo, por ejemplo, la 93 Brigada de Caribes de Barinas, que agrupa a tropas de élite que antes recibían el nombre de Cazadores. Fue ascendido a general de división en 2010 y a mayor general en 2012, cuando además lo designaron segundo comandante del Ejército y jefe del Estado Mayor de ese componente.

El discurso controversial

La noticia de su nombramiento en esos cargos la anunció Chávez en el desfile del 5 de julio de ese año. Padrino López fue el jefe de la parada y sus palabras para pedir autorización para iniciar el acto aún son recordadas. A los integrantes de la institución castrense los presentó de esta manera: “Se hacen presentes en la avenida Monumental de Los Próceres 10.890 patriotas, bolivarianos, socialistas, antiimperialistas, revolucionarios, adiestrados y equipados para asumir el sagrado deber de la defensa de la Nación”. Su discurso generó críticas de quienes consideraron que el oficial violó el artículo 328 de la Constitución que declara a la Fuerza Armada Nacional como una institución al servicio de la nación y no de parcialidad política alguna.

Padrino López fue ascendido a general en jefe y designado comandante del CEO-FANB en julio de 2013 por el presidente de la República, Nicolás Maduro. El nuevo mandatario también lo incorporó a otras instancias del gobierno como el Estado Mayor Eléctrico ­y la Comisión Presidencial para Investigar las Asignaciones de Divisas. El ejercicio de esas funciones no le ha impedido al alto oficial divulgar la admiración que tenía por el fallecido gobernante. “Fue un gigante que se convirtió en un líder nacional, regional y mundial”, confesó en una entrevista en el canal televisivo Venevisión. Basta repasar la cuenta de Twitter del Padrino López para observar sus frecuentes expresiones de admiración y empatía con Chávez.

Las operaciones del general

Padrino López se puso a prueba rápidamente con tareas que lo colocaron en el centro del escrutinio colectivo. Lideró la ejecución del Plan República para la custodia de los materiales electorales y del orden público en los comicios municipales del 8 de diciembre de 2013. Calificó la actuación de la FANB como impecable a pesar de las denuncias de algunos candidatos opositores que acusaron a militares de estar parcializados a favor del chavismo.

Lideró las operaciones de derribo de aeronaves supuestamente utilizadas para el narcotráfico y de las cuales ha informado en su cuenta de Twitter. Ha presentado esas acciones como muestras de defensa de la soberanía, aunque dentro y fuera del país le han pedido detalles sobre el alcance y las características de algunos procedimientos. Oficiales retirados han planteado sospechas sobre la supuesta simulación de los ataques aéreos. La inutilización de un avión mexicano en noviembre de 2013 hizo que las autoridades de ese país reclamaran datos adicionales por canales diplomáticos. Bajo su comando también se realizó en ese mes una operación naval que terminó con la detención y posterior liberación de un buque que realizaba exploración petrolera para el gobierno de Guyana en una zona marítima que Venezuela reclama como suya. Sobre el tema no hubo mayores comentarios públicos del comandante estratégico operacional aunque causó fricciones entre los gobiernos de Caracas y Georgetown.

Los sucesos de febrero de 2014

Las peores turbulencias, sin embargo, se relacionaron con la agitación política surgida en Venezuela en febrero y marzo de 2014 cuando una ola de protestas y disturbios contra el gobierno de Maduro dejó más de 22 muertos en un plazo de un mes, período durante el cual surgieron graves acusaciones de violación de derechos humanos por parte de los militares encargados de las operaciones de custodia del orden público, en especial los integrantes de la Guardia Nacional Bolivariana.

El general en jefe escribió una carta el 6 de marzo en la que señaló lo siguiente: “No nos prestamos para la barbarie, para los golpes de Estado y mucho menos para forzar la voluntad popular”. El comandante estratégico operacional cuestionó a grupos que, según su visión, desataron la violencia con el propósito de generar una ruptura dentro de la FANB y pidió respeto para los soldados de la institución, dos de los cuales perdieron la vida con disparos de armas de fuego.

Apenas dos días después Eddie Ramírez, un ex gerente de la industria petrolera, le respondió con preguntas en otra misiva pública: “¿Por qué usted tolera la presencia de paramilitares oficialistas, mal llamados colectivos, que portan armas, disparan y han asesinado a compatriotas, amendentado ciudadanos y destruido propiedad privada? Por su alto cargo, usted no puede eludir su responsabilidad ante la libertad cómo actúan estos bárbaros”. La discusión sobre el papel de la FANB en ese contexto político arropó al general en jefe.

El 12 de agosto de 2014, Padrino López anunció al país el cierre temporal de la frontera entre Venezuela y Colombia por 30 días, como una de las medidas contra el narcotráfico y el contrabando. En rueda de prensa aclaró que la iniciativa se corresponde con varios de los acuerdos a los que llegaron el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro y su homólogo de Colombia, Juan Manuel Santos. Indicó que las acciones no constituyen un cierre total, pero que un mes es tiempo prudencial para próximamente “medir impactos y tomar decisiones”. No obstante, a sólo 14 días de aplicarse el cierre de la frontera, el diputado a la Asamblea Nacional y Secretario general de Copei, Homero Ruiz, reveló una encuesta realizada en los municipios del estado Táchira más aledaños a la frontera donde 82,93% de los habitantes rechazaban la medida.

Fue nombrado ministro de Defensa por el presidente Nicolás Maduro el 24 de octubre de 2014.