Venezuela’s poor sour on Maduro as prices, shortages sting (Los pobres de Venezuela cada día más desencantados con Maduro mientras los precios, la escasez se incrementan )

By Alexandra Ulmer

colas kilometricas3
Packing potatoes at his vegetable stand on a sun-baked street in Caracas’s hillside Catia slum, Jesus Jimenez fondly recounts voting for late president Hugo Chavez.

Mientras empaca papas en su puesto de verduras en una calle soleada del barrio pobre de Catia en Caracas, Jesús Jiménez cariñosamente relata cuando votó por el difunto presidente Hugo Chávez.

Like millions in Venezuela’s poor “barrios,” the chatty father of 14 worshipped the larger-than-life Chavez and benefited from his welfare programs, especially Cuban-staffed free health centers and substantial pension rises.

Al igual que millones de pobres en los “barrios” de Venezuela, este hablador padre de 14 hijos adoraba al grandioso Chávez y se benefició de sus programas de asistencia social, especialmente los centros de salud gratuitos cargados de personal cubano y los grandes aumentos en las pensiones.

So after Chavez’s death last year, Jimenez naturally voted for the leader’s hand-picked protege Nicolas Maduro, a former union activist and bus driver who vowed to continue the idiosyncratic brand of socialism known as “Chavismo”.

Así que después de la muerte de Chávez el año pasado, Jiménez, naturalmente, votó a favor protegido del líder y nombrado a dedo Nicolás Maduro, un activista sindical y autobusero que se comprometió a continuar la marca de idiosincrásia del socialismo conocido como “chavismo”.

Now, though, he struggles to make ends meet as inflation running at over 60 percent eats into his meager income and he spends hours in lines to buy scarce flour or medicines.

Sin embargo, ahora él lucha para mantenerse mientras la inflación que esta por encima del 60 por ciento se come su minusculo ingreso y se pasa las horas en las colas para comprar la escasa harina o medicamentos.

Furious, he says he would readily protest against Maduro.

Furioso dice que protestaría fácilmente en contra de Maduro.

“Never in my 56 years of life have I seen the country like this. I’m never voting for this government again,” he grumbles as motorbikes zip up the steep street and shoppers mill around.

“Nunca en mis 56 años de vida había visto el país como ahora. Yo nunca votaré otra vez por este gobierno”, se queja mientras las motos pasan volando por la empinada calle y compradores se amontonan alrededor.

“I don’t have a life anymore. Everything is a queue,” the raspy-voiced vendor adds, knotting bags of potatoes.

“Ya no tengo vida. Todo es una cola”, dice el vendedor con su voz áspera, amarrando bolsas de papas.

Increasing numbers of low-income Venezuelans are souring on Maduro as they suffer a declining economy, the highest inflation in the Americas, chronic shortages of basic goods and one of the world’s highest murder rates.

Un número creciente de venezolanos de bajos ingresos están ya desencantados de Maduro ya que sufren una economía en caida, la inflación más alta de las Américas, la escasez crónica de productos básicos y una de las tasas de homicidios más altas del mundo.

Swelling frustration in the tough slums dotting Caracas’s rolling hills means Maduro is much more vulnerable, especially as oil prices fall to around five-year lows.

La frustración recrecida en los barrios más bravos de Caracas significa que Maduro es hoy mucho más vulnerable, sobretodo ahora que los precios del petróleo han caído lo más bajo en los últimos cinco años.

These were the neighborhoods that provided the most loyal backing to Chavez during his 14-year rule, voting for him over and over again and taking to the streets to help return him to office during a brief coup in 2002.

Éstos fueron barrios que proporcionaron el apoyo más leal a Chávez durante su gobierno de 14 años, votando por él una y otra vez y saliendo a las calles para ayudarle a volver al mando durante un breve golpe de Estado en 2002.

Maduro’s popularity is falling fast, there are more signs of dissent inside his ruling party and he could be embarrassed at legislative elections next year if voters in former “Chavista” strongholds abandon him.

La popularidad de Maduro cae rápido, hay más signos de disidencia dentro de su partido y podría pasar una vergüenza el próximo año en las elecciones legislativas si los votantes en antiguos bastiones “chavistas” lo abandonan.

He could even be ousted in 2016 if the opposition manages to promote a recall referendum and attract enough disillusioned “Chavistas”.

Incluso podría ser derrocado en 2016 si la oposición logra promover un referendo revocatorio y atraer suficientes “Chavistas” desilusionados.

To be sure, many slum residents despise opposition leaders and the state still runs subsidized supermarkets, medical centers and education programs.

Sin duda, muchos de los residentes de barrios marginales desprecian a los líderes de la oposición y todavía el estado subsidia algunos supermercados, centros médicos y programas de educación.

But stores are increasingly low on stocks. Women clutching babies often dash out to buy diapers and detergent, currently two of the most coveted products, whenever they hear some have arrived.

Pero las tiendas cada vez tienen menos mercancía. Mujeres cargando bebés a menudo se lanzan a comprar pañales y detergente cuando escuchan que han llegado, ya que actualmente éstos son dos de los productos más escasos.

Meanwhile, many of the signature “Inside the Barrio” medical outposts are closed or lack adequate equipment.

Actualmente, muchos de los centros médicos de la firma “Barrio Adentro” están cerradas o carecen de equipos adecuados.

Currency controls have fomented a black market where dollars now fetch over 27 times the strongest official exchange rate, hitting imports of basic goods.

El control de cambio ha fomentado un mercado negro donde los dólares ahora valen más de 27 veces la tasa de cambio oficial más fuerte, golpeando las importaciones de productos de primera necesidad.

Wealthier Venezuelans dodge the long waits by hiring people to shop for them, buying goods abroad, turning to high-end stores or simply leaving the country.

Los venezolanos más pudientes esquivan las largas colas contratando personas para que les hagan las compras en el extranjero, llendo a las tiendas más caras o simplemente saliendo del país.

The poor have few such options, so in once zealously pro-government heartlands, the tide appears to be turning as never before.

Los pobres tienen menos opciones, así que en lo que una vez fueron bastiones fuertes pro-gobierno, la marea parece estar cambiando como nunca antes.

APPROVAL RATINGS PLUNGE – LOS ÍNDICES DE APROBACIÓN SE CAEN

Only 24.5 percent of Venezuelans approved of Maduro in November, down from 50.6 percent at the start of his government, according to leading local pollster Datanalisis. Just around 16 percent of Venezuelans identified with the ruling party in July and November, the lowest levels in over a decade.

Sólo el 24,5 por ciento de los venezolanos apruebó a Maduro en noviembre, caída del 50,6 por ciento al inicio de su gobierno, según la encuestadora local Datanálisis. Un 16 por ciento de los venezolanos se identificó con el partido en el poder en julio y noviembre, los niveles más bajos en más de una década.

In Maduro’s favor, however, a fractured opposition has failed to capitalize on the disgruntlement so disaffected “Chavistas” may be more likely to abstain than switch sides.

Algo que ayuda a Maduro es una oposición fracturada que no ha logrado capitalizar el descontento de un “chavista” rencoroso por lo éstos estan más propensos a abstenerse de votar que a cambiarse de bando.

Opposition leader Henrique Capriles did win over voters during his two presidential campaigns, but a lot were turned off again by what they deemed useless and destructive street protests led by radical opponents earlier this year.

El líder opositor Henrique Capriles se ganó a los votantes durante sus dos campañas presidenciales pero muchos se apagaron por lo que ellos consideraban protestas callejeras inútiles y destructivas dirigidas por opositores radicales a principios de este año.

While there is no sign major unrest will kick off again, there has been a smattering of isolated protests against shortages, electricity cuts and crime, chiefly in provincial towns and smuggling-rife areas near the Colombian border.

Si bien no hay señal alguna de que una conmoción se inicie de nuevo, ha habido un puñado de protestas aisladas contra la escasez, cortes de electricidad y la delincuencia, principalmente en las ciudades ajenas a la capital y zonas de contrabando que abundan en la frontera con Colombia.

The ruling Socialist Party, or PSUV, is showing signs of strain. One dissident wing, Socialist Tide, berates Maduro daily for betraying Chavez’s legacy and letting corruption flourish, and appears on the verge of expulsion or breakaway.

El Partido Socialista PSUV está mostrando señales de tensión. Un ala disidente, Marea Socialista, reprende Maduro a diario por traicionar el legado de Chávez, por dejar que la corrupción florezca y parece encontrarse al borde de la expulsión o de separarse.

Maduro insists “Chavistas” are still the majority though he admits to problems and has urged unity in tackling them. The government tries to demonize the opposition and depicts pre-Chavez Venezuela as a living hell for the poor.

Maduro insiste que los “chavistas” siguen siendo mayoría aunque admite los problemas y ha instado a la unidad en la lucha contra ellos. El gobierno trata de demonizar a la oposición y representa a la Venezuela pre-Chávez como un infierno para los pobres.

Withdrawing support for the PSUV is a painful decision for many who felt a spiritual connection with the messianic Chavez.

Retirar su apoyo al PSUV es una decisión dolorosa para muchos que sentían una conexión espiritual con el Chávez mesiánico.

Marisol Aponte, a community organizer in the roughly 8,000 strong Cacique Tiuna showpiece “socialist city” on a hill overlooking Caracas, is about as “Chavista” as they come – but even she is having doubts.

Marisol Aponte, una organizadora de comunidad en la “ciudad socialista” ejemplar Cacique Tiuna en un cerro con vistas a Caracas, es tan “chavista” como el que más – pero incluso ella está teniendo dudas.

“When Chavez died I felt like my father had died,” says Aponte, a mother of seven. “I was left with an uncle who doesn’t listen to me the same way.”

“Cuando Chávez murió sentí como si mi padre hubiese muerto”, dice Aponte, madre de siete hijos. “Me quedé con un tío que no me escucha de la misma manera.”

She complains of “stagnation” at Cacique Tiuna: residents don’t do their share of communal work, there are problems of internal tensions and domestic violence, and community projects are not receiving much major new funding.

Ella se queja del “estancamiento” en Cacique Tiuna: los residentes no hacen su parte del trabajo comunal, hay problemas de tensiones internas; la violencia doméstica y proyectos de la comunidad no están recibiendo mucho financiamiento.

But while Aponte considers herself more “centrist” than before, she cannot bring herself to vote against Maduro.

Pero mientras Aponte se considera más “centrista” que antes, ella no se atreve a votar en contra de Maduro.

“It would be like betraying myself.”

“Sería como traicionarme a mí misma.”

‘GOING BACKWARDS’ – “Yendo hacia atrás”

Next door, dance teacher Estilita Fernandez is exhausted from waking at 3 a.m. to commute to a job she says doesn’t pay her enough to get by, and then queuing up for food on weekends.

Al lado, la instructora de danza Estilita Fernández esta exhausta por levantarse a las 3am para ir a trabajar en un empleo que no le paga suficiente para sobrevivir y despues tiene que hacer cola para comprar comida los fines de semana.

“It’s one thing to love the revolution, but we have to eat,” she says at the Cacique Tiuna school.

“Una cosa es amar a la revolución, pero tenemos que comer”, dice en la escuela Cacique Tiuna.

But for all her complaints, she says she will not vote against Maduro. “If the government is pushed out, maybe we will be too.”

Pero a pesar de todas sus quejas, ella dice que no votará en contra de Maduro. “Si este gobierno es sacado a la fuerza, tal vez a nosotros tambien.”

Many see opposition leaders as a pampered elite intent on slashing the popular social programs that sharply cut poverty levels in the Chavez years.

Muchos ven a los líderes de la oposición como una élite mimada que intenta acabar con los programas sociales que cortaron abruptamente los niveles de pobreza en los años de Chávez.

The recent collapse in oil prices is worsening Venezuela’s cash crunch and apparent recession but Maduro is reluctant to make any policy changes that could spark unrest or criticism he is straying from socialist ideals.

La reciente caida en los precios del petróleo está agravando los problemas de liquidez de Venezuela así como la aparente recesión, pero Maduro está reacio a realizar ningún cambio de política que podiese desatar disturbios o la crítica de que se está desviando de los ideales socialistas.

Blaming the problems on an “economic war” waged by a local elite and their “imperial” allies, officials shut down shops on allegations of hoarding and overcharging customers.

Mientras le achacan los problemas de una “guerra económica” a una élite local y a sus aliados del Imperio, los funcionarios cierra tiendas acusando a sus dueños de acaparamiento y sobrecarga de precios a sus clientes.

Some Chavistas seem dumbfounded by the economic downturn.

Algunos chavistas se sienten abrumados por la recesión económica.

Gladys Moncada, an employee at a lamp store in Catia, supported Chavez for his social policies, including improving her blind mother’s pension.

Gladys Moncada, una empleada de una tienda de lámparas en Catia, apoyó a Chávez por sus políticas sociales, incluyendo la mejora de la pensión de su madre ciega.

“I was a fervent “Chavista,” she said in the store, which is selling lamps from its stock because it no longer receives imports. “I wish I could say I still am but the situation is too hard. Everything is going backwards.”

“Yo era un ferviente chavista “, dijo ella en la tienda, la cual vende las lámparas que le quedan ya que no dejaron de recibir importaciones. “Me gustaría poder decir que sigo siendo chavista, pero la situación es muy difícil. Todo va hacia atrás “.

Groceries eat up to half of her minimum wage salary, equal to $776 dollars at the strongest official currency rate but just around $27 dollars on the black market.

Los productos alimenticios se comen hasta la mitad de su sueldo cuando el salario mínimo equivale a $ 776 dólares al tipo de cambio oficial más fuerte, pero sólo $27 dólares en el mercado negro.

Moncada is taking out loans and selling ice cream and bracelets to survive. She has stopped buying clothes, housing appliances and certain pricey fruits and vegetables.

Moncada esta agarrando prestamos  y vendiendo helados y pulseras para sobrevivir. Ha dejado de comprar ropa y electrodomésticos así como ciertas frutas y verduras caras.

Recently, her brother-in-law was murdered. Fed up, Moncada now says she too would protest against Maduro.

Hace poco fue asesinado su cuñado. Harta, Moncada ahora dice que ella también protestaría contra Maduro.

Back at the vegetable stand, Jimenez echoes what many Venezuelans are saying: the situation is unsustainable.

De vuelta en el puesto de verduras, Jiménez se hace eco de lo que muchos venezolanos están diciendo: la situación es insostenible.

“This is going to explode one day. When? I don’t know.”

“Esto va a explotar un día. ¿Cuándo? No lo sé.”

(Reporting and writing by Alexandra Ulmer; Additional reporting by Corina Pons; Editing by Andrew Cawthorne and Kieran Murray)

(Reporte y escrito por Alexandra Ulmer; Reporte adicional de Corina Pons, Editado por Andrew Cawthorne y Kieran Murray)

Ovario II dice: Esta señora que escribió ésto debería hablar con gente con cerebro. Una persona que se esté muriendo de hambre por no ganar suficiente para sobrevivir, que trabaja como esclava todos los días sin que le alcance el sueldo, que pase los fines de semana buscando artículos de primera necesidad y haciendo colas eternas para comprar lo que quede no puede tener cerebro cuando dice que “ama la revolución”, “que votar en contra del régimen es traicionarse a si misma”, “que nunca que cambiarían de bando”. Eso indica atraso, ignorancia, miseria mental, y más que todo una brutalidad infinita.